Fontaneros: una profesión demandada

¿Qué profesionales tienen mayor demanda? Es una pregunta frecuente en esta época que nos ha tocado vivir, con tasas de paro superiores al 20% de la población activa. La respuesta a veces es sorprendente. Entre los profesionales con demanda se encuentran los fontaneros.

Muchas profesiones de Formación Profesional están teniendo una salida más alta de la esperada en el mundo laboral. La burbuja inmobiliaria disparó el número de viviendas en España. A raíz de eso ahora profesionales del sector servicios relacionados con el mantenimiento y reparación tienen una demanda interesante.

La clave está en la experiencia. En el rango de los 30-35 años no hay muchos fontaneros profesionales con experiencia. Tampoco hay que ser demasiado optimistas y creer que un profesional del gremio tiene el asunto resulto, aunque sí es justo reconocer que sus conocimientos y sobretodo su experiencia tienen demanda.

Los jóvenes que se incorporaron al mercado de trabajo en el sector de la construcción, lo hicieron en su mayoría como albañiles. En aquellos intensos e irrepetíbles años había demanda de peones de obra. Básicamente para encargarse de las tareas menos especializadas dentro de lo que se requiere para levantar bloques de edificios. Como se ofrecían salarios altos, la tentación para todo joven era abandonar los estudios e incorporarse a trabajar en la obra.

Quienes no siguieron estos cantos de sirena dedicaron su tiempo a seguir con los estudios, mayormente en la universidad. En el rango del medio quedaron quienes no deseaban un título universitario pero tampoco abandonar los estudios. Algunos de ellos pasaron a formar parte de la Formación Profesional. Es ahí donde se forman jóvenes con aptitudes para trabajos prácticos. Ahora resulta sencillo encontrar albañiles para hacer una pequeña obra. Si buscamos fontaneros con experiencia la cosa se complica.

En el sector la clave es el equilibrio entre edad y experiencia. Es cierto que por desgracia personas de este sector también engrosaron las filas del INEM con la llegada de la crisis. Por supuesto. Como en tantas otras profesiones, las personas que hay rebasado cierta edad no son fácilmente contratados por los empresarios. Buscan gente más joven. Pero tampoco buscan aprendices, sino alguien que combine juventud con una cierta experiencia.

Un profesional con más edad está más curtido y es complicado que acepte ciertos encargos, o que solicite un salario más acorde a los importes que se manejaban en España antes de la crisis. No siempre es así, pero con la edad todos nos volvemos más vigilantes y eso el empresario lo sabe.

Siendo una profesión sin tanto renombre como otras que requieren titulación universitaria, el sector de la fontanería ofrece oportunidades laborales. Como mencionamos al inicio, hay millones de viviendas en España, y todos necesitamos servicios de agua corriente y alcantarillado en nuestros hogares.